Piensa y Reflexiona: La Intolerancia

La Intolerancia

Por Paulo Sandoval


La intolerancia es un vicio de tontos, que piden con fuerza que no los hagan pensar ya que seguramente es para ellos más cómoda la vida así como la ven… “un programa bien hecho”. En principio toda persona intolerante le teme al hecho de estar equivocada, ya que son personas duramente estructuradas tienden a percibir la opinión disímil como una provocación o peor aun como algo que los busca lastimar, y esto da a pensar que su fragilidad la escudan con una mascara de guerra.

Aquellos individuos están tan seguros en lo que piensan, en lo inculcado, que jamás se cuestionan a ellos y al mundo, esto a mi juicio crea robots que sólo cumplen con la acción aprendida, que son incapaces de percibir la verdad en el otro, humanos que no conocen el crecimiento personal y jamás respetaran la opinión que nunca pudieron escuchar cuando niños. Son el síndrome del castigo de los padres la burbuja de la ignorancia y de ahí puede salir una estirpe de rigurosos intolerantes.

Desde ya a cuidarse de estos tipos con problemas cerebrales, los obtusos del siglo XXI.

En ocasiones los he encarado y muchas veces he sido yo parte de la minoría, o he estado sólo contra cuatro tipos hablando de política y siempre los reconozco por sus ideas conservadoras y ya pasadas de época junto con el tono despectivo y a su vez rotundo que da a entender “que nada de lo que opines entrara por sus oídos sin importar cuan cierto sea y cuanto rompe las frases memorizadas por ellos.” Pero eso jamás me venció y jamás me vencerá, así que desde ya intolerancia con los intolerantes, sin metralla y el mismo trato, sin desprecio ni siendo peyorativo, con palabra y verdad con un buen planteamiento de ideas, esas cosas que a ellos les molestan, quizás… quien sabe puedan entrar en razón o a mi me hagan reconocer mi profundo error y entienda que todos somos hijos de la intolerancia, rigurosos mercenarios de la hipocresía, que compramos todos los días los mismos conceptos que nos ridiculizan y nos convierten en entes despreciables, ovejas sumisas con deseos de someter a otros iguales… bueno si eso sucede me pego un tiro, eso si no lo toleraría.

Bueno, para concluir pienso que la intolerancia es un arma de doble filo la cual deja mal parada a la persona que la ejerce, como también a la gente cercana. Para mí, una persona debe entender que en ella no se encuentra la verdad absoluta, que la verdad en sí es un planteamiento en mejora constante gracias al aprendizaje, que las ideologías no se defienden con insultos ni con rencillas inútiles y que toda opinión de una forma sana puede converger.

Somos billones separados por ideas. Frente a nuestra intolerancia hay ríos de sangre y represión, en la tolerancia esta el secreto de llegar a un nuevo milenio vivos y sonrientes.

Anuncios

2 comentarios

  1. CUIDADO CON LA PALABRA TOLERANCIA: hITLER “TOLERÓ” A LOS JUDÍOS HASTA QUE ESTUVO EN EL PODER. MEJOR “ACEPTACIÓN”, “RESPETO”

  2. Cuidado que Hitler NO tolero, “TOLERO” solo para llegar al poder, es decir fue un buen hipócrita…


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s