Piensa y Reflexiona: Egoístas en busca de beneficio.

Egoístas en busca de beneficio.

Por Paulo Sandoval

No sé por qué todos somos victimas de otro, por qué siempre alguien quiere más, mientras el otro se deja querer, es extraño que a pesar de que uno en ocasiones sin querer jugo con alguna chica, termina después siendo el títere de otra.

No me considero alguien que crea en que las relaciones humanas son un juego, creo que esas personas lamentablemente perdieron en muchas ocasiones y por eso se comportan tan frívolamente frente al otro pensando que todo es un dar y tener, ocupar y desechar.

Es difícil tener una relación que sea 50 y 50, siempre uno busca su beneficio, su 60 / 40, su 70 / 30 o bueno, su 90 / 10 que solamente lo pueden conseguir las mujeres si les da por cortar el agua. Ese estúpido beneficio yoísta me enferma, por eso es preferible las relaciones cortas, en las que aquellos vicios todavía no florecen y no se convierten en veneno para ratas. Pero la fascinación tonta que nos pasa en ocasiones por la otra persona nos hace fallar y entregarnos en cuerpo y alma a su “weveo”.  Somos tontos indudablemente, necesitamos compañía, tememos la maldita soledad, que en ocasiones no tiene nada de malo, pero el único problema que es un tanto pegajosa, bueno eso es otro tema. No sé por qué pienso que nuestros gustos esteriotipados por mucha televisión nos han hecho muy mal en la búsqueda de nuestras parejas, que en ocasiones pensamos que estamos con alguien mejor o peor que nosotros y por lo cual alguno de los dos es el centro de la relación.

El tiempo le ha dado sentido a lo que no lo debería tener, nos ha dicho que el sacrificio por el otro trae recompensa, que hay que luchar por el amor, y a fin de cuentas que pelagatos sabe lo que es amor. Me da rabia que se asuma que cualquier relación de matrimonio que haya durado más de 20 años es porque uno de los dos agachó el moño, que madres de generaciones anteriores hayan soportado engaños de sus maridos por sostener un matrimonio profundamente enfermo, que chicas tengan aspiraciones de mujerzuelas al esperar al tipejo con plata; todo eso me asquea. Por qué no pueden darse las cosas con más simpleza, con más magia, en el que el yo sea el tú y viceversa, en que la disputa termine en sonrisa luego, y que la verdad este por encima del puto beneficio personal.

“Si mi mano y la tuya van a estar junta, es para apoyarse no para someterse,

Para seguir la misma ruta del camino.

No necesito prometerte nada porque mi mano esta con la tuya mirando el río y su dirección.

Tú no me prometas nada cariño,

Pues tu mano es mi recompensa, pero no tu sacrificio.

Pues ya somos más que uno,

Y esos siempre es bueno.”

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s