Personas que deberíamos conocer: xxxx y su paso por la cárcel…

Mis dos semanas preso….

Entrevista realizada y editada por Paulo Sandoval.


Nombre: Por motivo de privacidad se nos a pedido sacar su nombre… pedimos de antemano las disculpas correspondientes.

Fecha de nacimiento: que te importa XD jajaja.

Edad: 26 años

Estudios: Estudiante de Educación xxxx.

Bueno, para precisar xxxxx es un amigo mío que nos facilitó la entrevista de manera online ya que no es de esta ciudad, lo cual le agradezco de ante mano. Antes de cualquier tonto prejuicio que se pueda tener, debo mencionar que xxxx es un tipo muy buena persona, que no “cogotea”, no roba, ni desea mal a nadie. En sí, es un sujeto que vale la pena mencionar…

¿Por qué llegué a prisión?
La razón fue una tontera, llamémosla así. Aunque si una persona “normal” la leyera en este momento es probable que piense muy distinto a mí.

Era una agradable noche de diciembre, carreteábamos en la calle en un principio (habíamos comenzado en la tarde). Cuando ya eran pasadas las 11:00 de la noche nos encontrábamos tomando un vino en una iglesia x , específicamente en el sector del velatorio. Éramos 4 amigos y no era la primera vez que estábamos ahí. Esa noche fue distinta, descubrimos una puerta dentro del velatorio que nos llevó a una sala mas grande, ahí había una mesa muy larga y un estrado. Lo importante es que en ese momento se nos ocurrió hacer estragos en ese lugar y decidimos sacar a la calle una cocina antigua y una cortadora de pasto que ahí había. Lo hicimos sin la intención de robar. Nos fuimos como 2 cuadras mas allá y a los 20 minutos después llegaron los pacos y caímos 2 de los 4.

Cuando supe que estaba preso….
Fue una sensación única en mi vida, imagínate esa sensación cuando estas distraído y de repente te asustan, esa sensación de sorpresa llena de miedo que hasta el aire te quita y que es un típico susto y que no dura más 2 o 3 segundos. Bueno, esta misma sensación de susto o miedo a mí me duró horas, de hecho hasta que entré a la cana. Además de eso, todo tu alrededor no existe el mundo se te viene abajo, no sabes que pasará contigo. Los pensamientos te dan vueltas y vueltas. Suena exagerado, pero puede ser exagerado sólo para un “flaite” o alguien acostumbrado caer en cana.

El ambiente al entrar a prisión…
Cuando llegué, la primera hostilidad es de los gendarmes. Pasas por papeleos y burocracia “canera” y entre medio te asustan diciendo que te van a violar, que mejor te buscas una pareja apenas llegues para que no pases por todos. Además ves a los menores u otros presos antes de llegar al módulo que traen una cara en particular, esa de estar encerrados, “es así como una maldad alegre”. Cuando entré al módulo (yo estaba muy mal vestido) había visitas, así que nadie se fijaba en mi o mi compañero. Pasé en calidad de visita tal vez. Así que pensé en lo más sensato, y era buscar a alguien conocido para que me recibiera (sin ser pareja de él) y evitara las hostilidades. Por suerte encontré a alguien (tío de una amiga) un tipo que llevaba 10 años preso, el me dijo que no me podía recibir, pero que me quedara tranquilo, que donde iba a estar no me pasaría nada, después de hacer 5 días veríamos una reubicación en el lugar (este diálogo era con otro lenguaje por supuesto).
Mi compañero mientras tanto, conversó con otro reo (un punky) mientras yo hablaba con este veterano. Mi compañero consiguió con él, que una carreta (grupo de reos dentro del dormitorio) nos recibiera desde un principio. Estos cabros tenían pinta de maldadosos, eran como 20 en la carreta y en el dormitorio habían 126 reos, nosotros estábamos cagaos de miedo y ellos lo sabían, pero a pesar de eso no se aprovecharon, o como uno podría creer, hacían bromas pesadas, lo tenían todo como para ser malos como la gente dice, pero estos cabros nos prestaron un espacio en la carreta para dormir en la noche, a mí me pasaron desde maquinas de afeitar, calcetines, polera, pantalones, comía como uno mas de ellos. Después yo andaba bien vestido, no me sentía protegido pero al menos ya era lo que quería a primera instancia, ser uno más de ellos.

Rutina en la cana
Los gendarmes despiertan a todos como a las 9 de la mañana, te pasan un pan coliza largo. Antes hay un conteo de todos en el dormitorio. Después sales al patio, ahí estas hasta las 3 de la tarde. El almuerzo lo traen en tambores grandes y uno con un pote va a sacar una porción, no todos comían porque no era muy buena la comida. A las 3 de la tarde todos debíamos subir al dormitorio y ese era el verdadero encierro. Los gendarmes pasan lista y luego se van y no vuelven hasta el otro día. El dormitorio tenía capacidad como para 50 reos y en total éramos 126. En el lugar que estabas, dentro del dormitorio, tenías a por lo menos 4 personas al lado tuyo, siempre estabas muy rodeado de gente. En la noche se cocinaba o tomábamos once, pero lo que más se hace en la cana es tomar mate. En cuanto a lo social equivale a tomar una cerveza.

Anécdotas….
Hay varias, malas y buenas. Un día me invitaron a tomar once los cabros de la carreta, había que turnarnos porque no cabíamos todos en la mini mesa. Recuerdo que fue como al segundo día de estadía y llegué a tomar once con hambre. Me senté me sirvieron agua y preparé el té vi donde estaba el azúcar, eché dos cucharadas de azúcar al té. Cuando doy un sorbo de té, me doy cuenta que estaba asqueroso porque no le había echado azúcar si no sal. No quise que el resto que estaba ahí se diera cuenta porque creí que me agarrarían pal leseo y en una de esas, hasta me decían que me lo tomara igual, traté de dar un segundo sorbo para ver si me lo podía tomar, pero era realmente imposible. Alcancé a dar hasta un tercer sorbo ahí me arrugue tanto que justo el jefe de carreta me vió y me preguntó: ¿Que wea te pasa?. – Nada. – Pa que te arrugai tanto, que tiene tu té. – Nada. – A ver, deja probar. UUU la wea mala. Pero tenis que avisar no mahh, no seai weta. – Vale entendí.

Moralejas….
Varias, Ahí aprendí a no ser tan individualista, a no pensar solo en uno y que si estás en problemas los superarás mejor si te unes con los demás. Los reos de la cana me dieron una lección, ellos son solidarios de verdad. Es por eso que ahí no caben los sapos ni los que traicionan. Las personas en la cana no son tan malas como la gente dice, todas las personas son mas buenas de lo que creen.. Uno no tiene idea lo que vendrá en el futuro, es por esto que debe tomar las cosas que hace en serio y disfrutar lo que mas se pueda porque de un momento otro todo cambia.

HEMOS CONOCIDO HASTA EL MOMENTO EN PERSONAS QUE DEBERIAMOS CONOCER A….

VICENTE CIFUENTES

SOCIEDAD ANÓNIMA NO SER

RENÉ HAZARD

Sobre de cartasSi conoces a alguien que siempre has encontrado admirable, ya sea por su trabajo, por su forma de pensar, por lo que hace en su vida y te gustaría que lo dieramos a conocer. Contactate a revistainsomnia@hotmail.com y acá tendrás tu espacio. La idea es dar tribuna a personas comunes que vale la pena conocer.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s