Piensa y Reflexiona: El Despedirse…

El Despedirse

Por Paulo Sandoval


Pareciese ser siempre un problema el despedirse, el decir: Chao, adiós, hasta luego. Cuando llega el momento de despedirse,  casi siempre no se sabe que decir…

Eso sólo sucede cuando realmente no quieres irte, pero lo debes hacer, porque tienes que seguir tus estudios, tu vida de pareja, etc.

Cuando realmente te quieres ir no es un problema, si te da lata, sales corriendo y listo; aunque se vea extraño, en ese momento dices “chao no más” y te vas. Pero con  quienes compartiste en las buenas y las malas, quienes te conocieron quizás algo y aquellos que te conocen al revés y al derecho, quienes saben tus vergüenzas como tus grandes logros, a ellos no quieres decirle “chao pescao”, no quieres decirle ni “hasta la próxima”, con ellos el despedirse es un problema colosal. Mejor hacerse el tonto, y decir: “chaito” como si nada…

 

Somos siameses de otros, necesitamos espacios pequeños para libertades pequeñas para luego volver a relacionarnos con el medio y así cumplir con los múltiples circuitos de integración y madurez de vida que sucede habitualmente con todos. Desde dejar la casa y las amistades de infancia, hasta el desglose con los distintos familiares en primer orden o segundo. Eso no significa que nos sepamos despedir, todos somos torpes para eso, provocamos distancias que junto al tiempo nos hacen creer que existió una despedida, pero eso nunca es así, pues el olvido no es un adiós.

 

El tiempo y sus círculos o pasos; épocas o momentos, nos hacen siempre empezar de nuevo, empezar un nuevo ciclo, así es como los años con los compañeros, los amigos y conocidos, terminan y empiezan nuevamente, frente a las nuevas etapas, que nos corresponden, algunas amistades se mantendrán en contacto, otras se separaran esperando algo que las vuelva a juntar. El hecho es que el reloj no se detiene por nadie, y la vida se debe seguir forjando a pulso. Por eso despídete de la forma más bella que puedas, de la forma más sana y emotiva, despídete con cariño para que así cada momento no se olvide nunca y quede ahí sujeto para siempre.

Porque los que se saben despedir pereciese que no lo hacen.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s